Thumbnail Image

El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2017

Fomentando la resiliencia en aras de la paz y la seguridad alimentaria











Otros materiales relacionados con esta publicación también están disponibles:




Related items

Showing items related by metadata.

  • Thumbnail Image
    Booklet
    Resumen: El Estado de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición en el Mundo 2017 - SOFI
    Construir resiliencia en aras de la paz y la seguridad alimentaria
    2017
    Also available in:

    Esta versión resumida de la publicación de la FAO El Estado de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición en el Mundo 2017 (SOFI) se dirige a los medios de comunicación, a los responsables de hacer políticas y al público en general. SOFI 2017 advierte que la tendencia observada en años anteriores de disminución de la subalimentación parece haberse detenido, y podría incluso haberse revertido debido, en gran parte, al mayor número de conflictos y al impacto del cambio climático. Al mismo tiempo, aunque se continúa avanzando hacia la reducción de la malnutrición infantil, el sobrepeso y la obesidad son un problema cada vez más importante en casi todo el mundo. Estas y otras conclusiones se explican con detalle en la edición de este año, que por primera vez se publica con una asociación ampliada con UNICEF y la OMS, que se unen a la FAO, el FIDA y el PMA.

    Otros materiales relacionados con esta publicación también están disponibles:

  • Thumbnail Image
    Book (stand-alone)
    El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2018
    Fomentando la resiliencia climática en aras de la seguridad alimentaria y la nutrición
    2018
    Las estimaciones muestran que el número de personas que padecen hambre en el mundo ha crecido durante los últimos tres años, volviendo a situarse en los niveles de hace casi una década. Los nuevos datos recogidos este año corroboran este aumento del hambre que ya se señaló en la edición del año pasado del presente informe, lo que indica la necesidad de adoptar nuevas medidas para poner fin al hambre en el mundo antes de 2030. Aunque continúan realizándose progresos en la reducción del retraso del crecimiento, la realidad es que más del 22% de los niños menores de cinco años siguen afectados. Otras formas de malnutrición también están aumentando: la obesidad en adultos continúa creciendo, independientemente del nivel de ingresos de los países, y además muchos países se enfrentan a múltiples formas de malnutrición al mismo tiempo (sobrepeso y obesidad, anemia en las mujeres y retraso del crecimiento y emaciación infantiles). El informe del año pasado mostró que la incapacidad para reducir el hambre en el mundo está estrechamente relacionada con el aumento de los conflictos y la violencia en diversas partes del planeta. Los datos preliminaries indicaban que en algunos países los fenómenos relacionados con el clima estaban minando también la seguridad alimentaria y la nutrición. El informe de este año va más allá, ya que muestra cómo la variabilidad y las condiciones extremas del clima –incluso en ausencia de conflicto– se encuentran entre los factores clave del reciente incremento del hambre en el mundo y son una de las causas principales de las crisis alimentarias graves. La variabilidad del clima y la exposición a condiciones climáticas extremas más complejas, frecuentes e intensas amenazan con socavar y revertir los avances realizados hacia la erradicación del hambre y la malnutrición. Por otra parte, la situación del hambre es significativamente peor en los países cuyos sistemas agrícolas son extremadamente sensibles a la variabilidad de las precipitaciones, la temperatura y a la sequía grave, y donde los medios de vida de una elevada proporción de la población dependen de la agricultura. Las conclusiones del presente informe ponen de manifiesto nuevos desafíos para poner fin al hambre, la inseguridad alimentaria y todas las formas de malnutrición. Existe una necesidad urgente de acelerar y ampliar la escala de las acciones que refuerce la resiliencia y la capacidad de adaptación de las personas y sus medios de vida a la variabilidad y las condiciones extremas del clima. Estas y otras conclusiones vienen detalladas en la edición de 2018 de El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo.
  • Thumbnail Image
    Book (series)
    El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2020
    Transformación de los sistemas alimentarios para que promuevan dietas asequibles y saludables
    2020
    La información actualizada sobre numerosos países ha hecho posible estimar el hambre en el mundo con mayor precisión este año. En particular, los datos a los que se ha tenido acceso recientemente han permitido revisar la serie completa de estimaciones de la subalimentación correspondientes a China desde el año 2000, lo cual ha dado lugar a una importante variación a la baja de la serie relativa al número de personas subalimentadas en el mundo. No obstante, la revisión confirma la tendencia sobre la que se ha informado en ediciones anteriores: el número de personas afectadas por el hambre a nivel mundial ha ido aumentando lentamente desde 2014. El informe muestra asimismo que la carga de la malnutrición en todas sus formas sigue constituyendo un desafío. Se han realizado algunos progresos en relación con el retraso del crecimiento infantil, el bajo peso al nacer y la lactancia maternal exclusiva, aunque a un ritmo demasiado lento todavía. En relación con el sobrepeso infantil no se han logrado mejoras y la obesidad en adultos está aumentando en todas las regiones.En el informe se complementa la evaluación habitual de la seguridad alimentaria y la nutrición con previsions sobre cómo podría ser el mundo en 2030 si continúan las tendencias del último decenio. Las previsions muestran que el mundo no está en vías de lograr el objetivo del hambre cero para 2030 y, pese a que se han realizado ciertos progresos, tampoco lleva camino de lograr las metas mundiales sobre nutrición, de acuerdo con la mayoría de los indicadores. Es probable que la seguridad alimentaria y el estado nutricional de los grupos de población más vulnerables se deterioren aún más debido a las repercusiones socioeconómicas y sanitarias de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19).

Users also downloaded

Showing related downloaded files

No results found.